¿Vaticinará la Nueva Estatua de Martí el Final del Castrismo?

El presente artículo analizaremos la simbología que aparece tras la colocación de una estatua de nuestro Apóstol frente al Palacio Presidencial en La Habana, una réplica de la que existe en el Central Park de New York desde el año 1959 recreando el momento en que caía en Dos Ríos el 19 de Mayo de 1895, y son pasados exactamente 59 años que se coloca esta estatua en la capital cubana.

En el mundo físico el hecho en cuestión no va más allá de la colocación de una estatua, pero en el engranaje de la historia su significado es un poco más profundo puesto que el mismo está muy estrechamente ligado con una realidad cuya existencia no podemos ignorar, el mundo espiritual, ese cuya existencia se va a manifiestar de una forma u otra aunque  no se tenga conciencia de ello.

Esta estatua de nuestro Apóstol viene a marcar el final de un ciclo, y es como si Martí hubiese estado esperando que llegara el momento de manifestarse tras una larga espera representada por la estatua que todos conocemos en la Plaza Cívica y que nos muestra a un Martí sentado en actitud pensativa, como indicando lo larga que sería la espera a que se tendría que enfrentar. Ese cierre del ciclo está representado geométricamente por un triángulo que se forma al  momento de colocar la estatua, siendo uno de los vértices del mismo la propia estatua recién colocada, seguido del punto donde se encuentra la estatua original en el Central Park de New York, y un tercero ubicado precisamente en el lugar donde cayó el Apóstol, en el obelisco que se encuentra en Dos Ríos. Para el propósito del presente estudio es de suma importancia el significado simbólico de los puntos por donde pasen las rectas que conforman los lados del triángulo, siendo el más importante de ellos el que une los puntos que se encuentran en territorio cubano.

[Leer Más…]