Las Iglesias de Camaguey y la Historia de Camilo Cienfuegos

Una historia bíblica toma vida en Camaguey.

En artículos anteriores analizamos la posición geográfica de las ocho iglesias católicas ubicadas en el casco histórico de la ciudad de Camaguey (Parte 10), pero hoy veremos la relación que guarda este grupo de iglesias con la de San José y la de La Caridad, que se encuentran más apartadas hacia al norte y sureste respectivamente. La siguiente foto muestra el triángulo que forman La Caridad, La Merced y el Santo Cristo del Buen Viaje, y de manera similar a lo que vimos que sucedía con las tres iglesias católicas de Cárdenas, la base del triángulo es justamente la mitad de los lados mayores. (1,720 / 2 = 860)

A- Triángulo en Camaguey

Para la cultura religiosa cubana, sabemos que la virgen de la La Caridad representa a María la madre de Jesús, y en esta foto esa madre simbólica se encuentra a la misma distancia de las dos iglesias que más destacan la figura de Cristo en Camagüey, que son la iglesia de La Merced, donde se guarda el Cristo de la procesión del Santo Sepulcro en Semana Santa, y la iglesia del Santo Cristo que está a la entrada del cementerio.

Si vamos ahora a la iglesia de San José, representando al padre de Jesús, nos encontramos que la misma está ubicada en una posición que la hace parte de una relación áurea con La Merced y el Santo Cristo, dada esta relación por las distancias siguientes:  2,145 / 1,326 = 1.618, que es el Número Áureo o Número de Dios.

B- Triangulo con combinacion aurea

Interpretados como símbolos, lo que hemos visto hasta ahora nos muestra la forma en que se relaciona al padre (José) y a la madre (María)  con el hijo (Jesús), víctima que sufrió a manos de la autoridad imperante en Jerusalem, el rey Herodes, quien ordenó su muerte. La siguiente foto nos muestra la relación directa entre el padre y la madre del sacrificado, la que resulta en que ambos están unidos también por una relación áurea, que en este caso está definida por las distancias 2,783 y 1,720 metros (2,783 / 1,720 = 1.618), que es una doble combinación con La Merced y el Santo Cristo, (por los lados iguales del triángulo). Son dos iglesias que representan a Cristo combinadas en una relación áurea con la iglesia de San José compartiendo un vértice común, la iglesia de La Caridad. Los personajes principales del Nuevo Testamento aparecían unidos simbólicamente en Camaguey por figuras geométricas de un gran significado.

Geografia Sacra de Cuba.

El análisis más simple que se podía hacer de estos símbolos es que los mismos nos llamaban la atención sobre unos padres cuyo hijo había sido torturado hasta la muerte a manos de los gobernantes de la época, lo que por analogía podía convertirse para nosotros en una herramienta de búsqueda si es que logramos establecer una comparación con hechos de nuestra propia realidad histórica. Con esa idea en mente era necesario ver toda la información que le podía sacar al triángulo, y para ello decidí trazar una recta partiendo del vértice en la iglesia de La Caridad y que pasando por el centro de la base del triángulo, la extendiera indefinidamente con el propósito de ver si pasaba por algún lugar que pudiera representar un símbolo a considerar.

Iglesias en la ciudad de Camaguey.

Para mi asombro y como si hubiese estado esperando por el encuentro, tras recorrer 171 km desde las iglesias de Camaguey había llegado al monumento que Fidel había mandado a construir para Camilo en Yaguajay en 1989. Era sin duda muy precisa la forma en que aquella línea recta llegaba al mismo centro del monumento.

Tocado por la curiosidad después de ver la frecuencia con que se iban presentando las coincidencias, y lo tan impredecibles que resultaban, decidí seguir extendiendo aquella línea recta con la esperanza de que apareciera alguna nueva sorpresa. Y al parecer tenía razón pues tras 30 kms de recorrido la línea me llevaba hasta la ciudad de Caibarién. Una simple búsqueda de “Camilo Cienfuegos, Caibarién” en internet fue más que suficiente para tener la respuesta que necesitaba. – Me acababa de enterar que en Caibarién también existía un lugar donde se recordaba a Camilo, solo que mucho más modesto que el monumento que había en Yaguajay. Me refiero a un busto en una pequeña plaza frente al mar donado en 1974 a Caibarién por los propios padres de Camilo, Ramón Cienfuegos y Emilia Gorriarán, según narraba el artículo que encontré. Era hasta allí que iban los padres de Camilo cada año alrededor de la fecha de su desaparición, y quien sabe si en otras ocasiones también, como en los cumpleaños, a sentarse a orillas del mar recordando al hijo que para la historia había desaparecido al caer al mar la avioneta en que se dirigía de Camagüey a La Habana. Era evidente que tenía sentido el haber extendido aquella línea hasta allí, pues eran dos las ciudades en línea recta me había encontrado con monumentos de Camilo en una forma en extremo llamativa. Era evidente que algo mucho más allá de mi propia voluntad estaba tratando de llamar la atención sobre el Héroe de Yaguajay.

El hecho era que había llegado a Caibarién, que allí estaba aquel busto de Camilo dedicado por sus padres, pero como el mismo no estaba en la trayectoria de la línea recta que venía desde Camaguey, se hacía necesario que estudiara bien el escenario para así cerrar la trayectoria con el busto de la forma en que lo mostraran algunos símbolos guías que de alguna forma podría identificar. Una vez hecho el estudio lo compartiríamos en el próximo artículo.

La foto que sigue muestra la trayectoria de la línea recta en amarillo. La línea verde nace en el punto donde tocamos la carretera que entra a Caibarién desde Yaguajay y cuya trayectoria seguimos a partir de ahí hasta llegar al busto de Camilo que se encuentra a 3.60 kms del punto de intersección.

En muy corto tiempo nos habíamos encontrado con la historia del sufrimiento de unos padres por la muerte de un hijo que para los cubanos era sin duda mucho más real que el relato bíblico de José y María con Jesús. De repente las iglesias de Camaguey de manera extraña nos habían llevado primero a Yaguajay y después hasta Caibarién, y Camilo era sin duda en centro de todo. Pienso que vayan entendiendo la forma de relacionar la historia bíblica con la realidad de nuestra propia historia.

Si en vez de pensar que llegamos a Caibarién desde Camaguey y decidimos cambiar por completo nuestra perspectiva, dejando de ver como como una simple figura aquel triángulo de las iglesias, y nos enfocamos allí adonde se produjo el sufrimiento mayor por la muerte de Camilo, sin temor a equivocarnos tenemos que ir a sus padres, pues nadie pudo sentir un dolor mayor por esa pérdida que esos dos seres al perder a su hijo. Y pensar que lo más seguro es que murieron con la duda de no saber con seguridad cuál había sido el final de su hijo. ¿Quién asegura que esas dudas hayan dejado de existir por el solo hecho de que las mentes en que moraban hayan dejado de existir? Nadie por supuesto. Es por eso que me da por pensar que sea el poder de esos espíritus el que de alguna forma esté moviendo un mecanismo hasta ahora inadvertido, por la necesidad que tienen de saber qué fue lo que sucedió en realidad con ese hijo al que a todos se les dijo que había caído en el mar, o que sea Dios mismo quien ha decidido que se haga justicia. Con el paso del tiempo creo que iremos encontrando la respuesta más lógica a esta interrogante, pero confieso que por primera vez me he detenido a pensar en el dolor de los padres de Camilo, independientemente del concepto que muchos puedan tener de él, pues no es ese el tema que nos ocupa en estos momentos.

Para continuar la búsqueda, que sin duda se ha enfocado en Camilo, y para que se entienda el propósito de este trabajo, esta es la única forma de darle vida a lo que estoy haciendo, porque cuando hago referencia a Número Aureo ó Número de Dios, Relación Aurea o Proporción Divina, estoy abriendo la puerta para que se establezca una conexión real entre elementos de nuestra realidad y el mundo espiritual, y es a esa conciencia a la que debemos estar abiertos, porque si algo puedo asegurarles es que no estoy aquí para entretenerlos ni mucho menos, pues a mi edad sería lamentable, y más aún, ridículo. Para mi esto no es más que Fe en Dios pero con el enfoque de una mente analítica, pues así entrené mi mente durante mis años en la universidad. Para mi esto de mirar mapas y dibujar triángulos combinándolos unos con otros es comparable a las tablas de multiplicar en las matemáticas, pero siento que se puede demostrar que mucho más que una doctrina, o un dogma, o una filosofía, Dios es también una ciencia exacta, y que se puede demostrar, sin dudas que corriendo el riesgo de hacer el ridículo, pero hay algo en mi interior que me dice que tenga confianza y que continúe.

Si hipotéticamente intentamos ver ese triángulo en Camaguey como una flecha lanzada por los padres de Camilo desde Caibarién con el objetivo de llamar la atención sobre el caso de su hijo que aún está resolver, les aseguro que tenemos trabajo por hacer, y muchas cosas que investigar, porque no se Uds, pero yo nunca me creí el cuento que Fidel inventó sobre el avión que se cayó en el mar.

Así nos quedaba el paso de nuestra línea por Yaguajay rumbo a Caibarién.

Si el hecho de extender aquella recta rumbo a Yaguajay y Caibarién había dado tan buenos resultados, no creo que fuera sabio quedarnos en Camaguey sin explorar lo que podríamos encontrarnos en caso de continuar en el sentido de nuestra flecha imaginaria.  Así es que nos quedaba el paso de la línea recta por Camaguey.

Sin lugar a dudas hubiera cometido un grave error de no haber extendido la recta más allá de la ciudad de Camaguey pues al recorrer unos 80 km partiendo de la Iglesia de La Caridad me encontré un lugar en extremo interesante. Me refiero al poblado de Jobabo sobre el cual continuaremos hablando en el próximo artículo ya que el presente se nos haría demasiado extenso. Como se puede observar es en extremo llamativo el triángulo tan perfecto que forma el trazado de sus calles cuyas características analizaremos próximamente.

 

 

Concluyendo por hoy, no debemos olvidar que la ciudad de Camagüey fue el último escenario en que la historia nos recuerda a Camilo con vida, cuando cayendo la tarde de aquel 28 de octubre de 1959 tomara la avioneta que lo condujo a su destino final. Un Camilo que de manera extraña pareciera ahora estar llamando nuestra atención, por lo que no se extrañe usted amigo lector si en el futuro sea este personaje tan emblemático de nuestra historia el enfoque principal de nuestra investigación. Para los cubanos la resolución del “Caso Camilo” puede encerrar una gran importancia para el futuro de la nación.

¿Se harán acaso realidad las palabras que pronunciara en su último discurso en La Habana cuando citó los versos de la poesía de Bonifacio Byrne;

“Si desecha en menudos pedazos llega a ser mi bandera algún día,

nuestros muertos alzando los brazos

la sabrán defender todavía”.

 

**************************************

Próximo artículo relacionado con Camaguey.

*****************************************************************************

Enlace.

Busto de Camilo en Caibarién

 

 

 

Deje su comentario

*