El Sol de Justicia Comienza a Levantarse Sobre Cuba

La Justicia y la Paz se besarán sobre nuestra tierra.

Desde que comencé de este blog en enero del pasado año 2013 el tema central de mis comentarios ha sido la situación de nuestro país mirada desde la perspectiva de Dios, espacio en el que compartir experiencias personales era un elemento clave, pues a la vez que iba recreando en parte ese difícil escenario que se ha vivido en nuestra isla a lo largo de cinco décadas, era también una forma de que fueran conociendo a quien les narraba dichas experiencias, para que una vez llegado el momento en que el mensaje fuera perdiendo visiblemente la lógica a que estamos acostumbrados, tuvieran al menos una idea de quién les escribía.

Mi percepción de la realidad respecto a Cuba había cambiado por completo desde que un 24 de febrero de 1983, residiendo entonces en Francia, había tenido una experiencia en la que Dios me mostraba que llegado un momento ÉL asumiría un rol protagónico en la solución de la situación de nuestro país, experiencia a la que siguieron otras que lo confirmaban a lo largo de todos estos años, pero ha sido en estas últimas semanas que me he llegado a convencer que ese momento para nosotros los cubanos está muy cercano. Todo parece indicar que estamos entrando en un tiempo en que Dios mostrará toda su autoridad de manera realmente impresionante a través de hechos que conducirán a la tan anhelada y definitiva libertad de nuestro pueblo, su primer paso en un plan de alcance mucho mayor en el resto del mundo. De alguna forma su manifestación debe hacerse visible en un futuro cercano, sin que por ello pueda predecir cómo será esa manifestación pues no me es dado saberlo, pero su impacto debe ser de tal magnitud que la incredulidad de muchos no será suficiente como para negar el origen de lo que verán por sus propios ojos.

Hace justamente un año que comenté en un artículo sobre la celebración judía del Yom Kippur y sobre la necesidad que veía en nuestro pueblo de una celebración con un significado similar, no solo por quienes habían sufrido las injusticias de ese sistema que al fin verían que su dolor y el de los suyos comenzaba a tenerse en cuenta, sino también por los propios victimarios, quienes atormentados por el recuerdo de los actos inhumanos que cometieron al dejarse llevar por una política de mano dura caracterizada por la intolerancia que los convirtió en protagonistas de actos que negaban su propia naturaleza, tratando sin la más mínima compasión a muchos de sus compatriotas. El Yom Kippur, que incluye muestras visibles de arrepentimiento y perdón, aunque el dolor de muchos fuera tan profundo que desde el punto de vista humano el pensar en perdonar a quienes arruinaron por completo sus vidas se considerara como un imposible, representaría al menos un primer paso en el establecimiento de una paz duradera.

En cuestión de días pude dar forma a la visión que se tradujo en este calendario que ahora les presento, un calendario para los cubanos, el que como verán corre paralelamente al calendario judío que comenzará el próximo día 25 del corriente mes de septiembre, solo dentro de unos días. Para los judíos será el año 5775, y el día 25 celebrarán el Rosh Hashaná, el día de Año Nuevo. Es de destacar que por primera vez en la historia es en este año 5775, para nosotros parte del 2014 y del 2015, que encontraremos la coincidencia entre dos celebraciones judías de un gran significado y dos fechas también de suma importancia, pero para el gobierno cubano; ellas son el 16 de abril y el 26 de julio. Ambas fechas rara vez han coincidido en el pasado y cuando lo han hecho ha sido en diferentes años, siendo en el presente año 2014 precisamente que por vez primera lo hacen simultáneamente. Al final proveo los enlaces a los sitios que muestran las fechas de las diferentes celebraciones a lo largo de la historia donde lo pueden comprobar.

(Enlaces para el Calendario y la Leyenda.)

¿Qué representa para los cubanos este calendario?

Lo primero que se destacaba en el calendario era el día del arrepentimiento y el perdón que tendría lugar el 25 de noviembre, día marcado por el momento en que se había tomado la decisión de sembrar la semilla de la destrucción en nuestra isla. Además, el número de días a partir del año nuevo judío hasta ese 25 de noviembre corresponderían a los años transcurridos desde la concepción de la semilla de la destrucción hasta el presente. Tenía dos datos en relación con esa semilla; primero el momento de su concepción y segundo la decisión de sembrarla. -Con esta información busqué en las efemérides cubanas qué hechos habían tenido lugar los 25 de noviembre, llevándome la sorpresa de encontrar que en el año 1956 había salido el yate Granma de costas mexicanas rumbo a Cuba llevando a bordo los rebeldes liderados por Fidel Castro, hecho que se identificaba como la decisión de sembrar la semilla de la destrucción en nuestra tierra.

El año nuevo judío sería el próximo 25 de septiembre, a partir del cual conté los días que había hasta el 25 de noviembre, siendo al conteo de 61 que llegué a ese día. Sesenta y un días, lo que equivalía a 61 años transcurridos desde la concepción de la semilla de la destrucción hasta el presente (2014-61=1953). Después de haber visto ya lo del Granma no era necesario buscar nada en las efemérides, estaba seguro que Dios se estaba refiriendo al asalto al cuartel Moncada, identificado como el momento de la concepción de la ya mencionada semilla.

Completar el calendario fue como ir copiándolo de mi propia mente. A diferencia del calendario judío que mostraba espacios de tiempo diferentes entre celebraciones, para el nuestro los 61 días del principio se repetían dos veces más hasta llegar al 16 de abril, fecha que coincidía también con una celebración judía. Después venían 32 días hasta la Pascua y una vez concluida la misma había 62 días más hasta el 26 de julio, que era el último día a conmemorar en el calendario judío. En dicho calendario aparecían también 61 días después del Yom Kippur y tras intervalos variables terminaba de igual forma con 62 días. Ambos calendarios tenían sin duda elementos en común, pero fue sobre todo su celebración del 26 de julio fue lo que más me llamó la atención por tratarse de una fecha tan importante para la revolución cubana.

Sabía que el 16 de abril tendría algo que ver con la invasión a Playa Girón en 1961 pero necesitaba aclararlo con las efemérides, donde encontré el significado que tenía realmente; el gobierno cubano lo consideraba el día de las grandes efemérides pues ese día Fidel Castro había proclamado el carácter socialista de la revolución, se había instaurado el Día del Miliciano y además se había decidido que esa fecha fuera considerada como de la fundación del Partido Comunista de Cuba. 

Para los judíos el 16 de abril del 2015 corresponde al 27 de Nisán del año 5775, conocido como el Yom Hashoah, día en que se recuerdan las víctimas del holocausto, conmemoración establecida en Israel en el año 1953 y que constituye el recuerdo de la página más triste de su historia, coincidiendo que también han transcurrido 61 años de ser establecido hasta el presente. Teníamos además el 26 de julio que corresponde al 10 de Av, el Tisha B´Av, fecha en que recuerdan la destrucción de los dos templos de Jerusalem con el posterior exilio del pueblo. Son fechas que tanto una como la otra solo recuerdan destrucción, lo mismo de vidas humanas como de los lugares de un profundo significado para su fe, sus templos, lo que forma parte de su vida como pueblo. Desde el año 1953 hasta el presente el Yom Hashoah ha caído el 16 de abril solo en los años 1996 y 2007, mientras que el  Tisha B´Av ha caído un 26 de julio solo en el año 1966, siendo el próximo 2015 el año en que por vez primera ambas fechas coincidirán, hecho que al parece encierra un gran significado.

Con tantas imágenes de destrucción cruzando por mi mente pude entender mucho más claramente por qué Dios identificaba el mal que había azotado Cuba como la semilla de la destrucción cuando analizaba las fechas de nuestro calendario y los hechos ocurridos en las mismas, marcados todos por la destrucción que ha ido dejando tras de si la huella de la revolución, destrucción que salta a la vista en cada rincón de la Cuba del pueblo, porque existe otra Cuba pero ésta le está prohibida al pueblo. Tanto el 16 de abril como el 26 de julio encerraban el mismo significado para ambos pueblos, aunque fuera imposible establecer una comparación de igual a igual dada la magnitud del sufrimiento que habían experimentado los judíos. El nuestro ha sido duro pero el de ellos no ha tenido paralelo en la historia en cuanto a la crueldad con que fueron tratados y al número de víctimas que tuvieron durante el holocausto. Las huellas de horror dejadas en los sobrevivientes son huellas imposibles de borrar, aunque ello no implique que los cubanos puedan borrar las suyas.

Será precisamente para el mes de julio del próximo año 2015 en que arribaremos a los 101 años de haberse desatado la I Guerra Mundial, el 28 de Julio de 1914, guerra que años más tarde dio lugar al surgimiento de la primera nación comunista de la historia, Rusia, cuya intervención fuera decisiva en 1945 cuando las fuerzas soviéticas provocaron la rendición final de los alemanes poniendo fin al holocausto judío. Años más tarde fue también la influencia rusa la que propició que a mediados del siglo pasado esa semilla de la destrucción que ya se había engendrado en Europa diera frutos también en nuestra tierra, en el mismo corazón de América, escenario que serviría de puente para hacerla llegar a muchas otras naciones que de igual forma sufrirían las consecuencias.

El calendario nos muestra que hasta esos 101 años desde el inicio de la primera guerra a que llegaremos el próximo julio han sido en él registrados, representados por los días a partir del 16 de abril hasta el 26 de julio, incluyendo en ese espacio de tiempo lo que será la pascua cubana. Los primeros 32 días a partir del 16 de abril hasta el inicio de la pascua identifican al líder de la revolución cubana, quien a los 32 años de edad, en enero de 1959 ocupó la posición que atrajo la atención del mundo, desempeñándose como Presidente de la República por espacio también de 32 años desde 1976 hasta el 2008, identificado como el personaje responsable de haber concebido la semilla de la destrucción en nuestra querida isla.

Para quienes no conozcan del tema, la pascua judía se caracteriza por el sacrificio de un cordero, práctica que para los cristianos culminó con el sacrificio definitivo, la crucifixión de Cristo. Al igual que los judíos ahora nos encontramos con una semana de pascua en nuestro calendario, la que va del 18 al 25 de mayo, incluyendo entre ellos el día de la muerte de nuestro Apóstol, 19 de mayo, hecho que no pudo ser más indigno para alguien de su estatura humana y espiritual por los eventos que la rodearon. Si hay restos mortales que no tuvieron descanso durante largos años creo que esos fueron los restos de nuestro apóstol. ¿Será acaso Martí un símbolo del cordero que fue sacrificado por la libertad de Cuba cuyo espíritu vuelve ahora para presenciar la culminación de aquella su gran obra, que abandonó de manera inesperada sin ver su sueño convertido en realidad?

Siempre me llamó poderosamente la atención el que fuera precisamente un 24 de febrero que había tenido aquella experiencia que cambió por completo mi vida, eran las cosas de Dios por un lado y Martí por el otro, o quien sabe si juntos, la fe en Dios ligada con las cosas de la Patria. Pienso que en cuestiones de fe y de religión no todo está dicho, y si creemos que lo está podemos correr el riesgo de no haberlo entendido de la mejor manera. Quizás todos tengamos mucho que aprender sobre estas cosas y no es sino el mismo Dios manifestado el que haga su aparición para enseñarlo.

Otro aspecto importante acerca del calendario cubano es que toda coincidencia de las fechas señaladas con fechas que se celebran en Cuba relacionadas con la ya identificada semilla de la destrucción, dichas fechas irían siendo canceladas y sustituidas por las recién establecidas, cuyo significado será similar a las judías, solo que concebidas de acuerdo a nuestra propia historia. Por el contrario, toda nueva celebración que coincida con fechas no relacionadas con la ya mencionada semilla, dichas celebraciones serían enriquecidas con el propósito de contribuir al fortalecimiento de las familias cubanas y a la unidad del pueblo en general. Pude observar que uno de esos días vistos como fechas buenas era el 14 de febrero, día de San Valentín, el que cae al final de una semana de celebración. Dicho calendario quedaría establecido como parte de las costumbres de nuestra nación, quedando como testimonio para las futuras generaciones la forma en que Dios liberó a un pueblo de la esclavitud.

Hay un hecho que se destaca en todo esto que podríamos llamar proyecto de liberación, para llamarlo de alguna forma, y es el sufrimiento de la mujer y las tantas y diferentes razones que han provocado ese sufrimiento. Sin duda que la mujer cubana ha sido la criatura más severamente golpeada por la llegada del comunismo, desde los primeros años de la revolución hasta el presente siempre ha existido un motivo por el cual la mujer cubana ha estado sometida al sufrimiento, independientemente de que estuviesen en contra o a favor del sistema imperante. El captar esa realidad tuvo su confirmación cuando entre otras efemérides para el 25 de noviembre encontré la celebración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, fecha que había sido establecida por una propuesta hecha ante la ONU como homenaje a las hermanas Mirabal, cuyo asesinato había ocurrido en Santo Domingo en el año 1960 por órdenes del dictador Leonidas Trujillo, más conocido por El Jefe. 

Lo más importante cuando se hace un anuncio de parte de Dios, más allá de lo que pueda representar su manifestación visible como prueba de su mensaje enviado, es el respaldo de su palabra a través de las escrituras. En realidad no hay palabra nueva que anunciar pues dicha palabra fue dada siglos atrás por medio de los profetas, ahora solo se anuncia que ha llegado el tiempo de su cumplimiento.
E
n esta ocasión el mensaje se encuentra en el libro de Isaías, el profeta que anuncia Salvación o Consolación para el pueblo, y son los capítulos 61 y 62 los que nos muestran el propósito de Dios para Cuba. El 61 por los años transcurridos desde 1953 (asalto al cuartel Moncada) hasta el presente 2014 en que tuvo su comienzo el año 5775 del calendario judío, y el 62 por los que se cumplirán el 26 de julio del próximo 2015, año en el cual concluirá. El año 5775 viene a ser como un puente entre ambos y respecto a los textos el uno complemento de otro.

Libro del Profeta Isaías.

Capítulo 61
Nueva Versión Internacional (NVI)

El año del favor del Señor

61 El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí,
      por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres.
      Me ha enviado a sanar los corazones heridos,
      a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros,
2    a pregonar el año del favor del Señor y el día de la venganza de nuestro Dios,
      a consolar a todos los que están de duelo,
   y a confortar a los dolientes de Sión.
      Me ha enviado a darles una corona en vez de cenizas,
      aceite de alegría en vez de luto,
      traje de fiesta en vez de espíritu de desaliento.
      Serán llamados robles de justicia, plantío del Señor, para mostrar su gloria.
4    Reconstruirán las ruinas antiguas,
      y restaurarán los escombros de antaño;
      repararán las ciudades en ruinas,
      y los escombros de muchas generaciones.
5    Gente extraña pastoreará los rebaños de ustedes,
      y sus campos y viñedos serán labrados por un pueblo extranjero.
6   Pero a ustedes los llamarán «Sacerdotes del Señor»;
      les dirán «Ministros de Nuestro Dios».
      Se alimentarán de las riquezas de las naciones,
      y se jactarán de los tesoros de ellas.

7    En vez de su vergüenza, mi pueblo recibirá doble porción;
      en vez de deshonra, se regocijará en su herencia;
      y así en su tierra recibirá doble herencia, y su alegría será eterna.

8   «Yo, el Señor, amo la justicia, pero odio el robo y la iniquidad.
      En mi fidelidad los recompensaré y haré con ellos un pacto eterno.
9    Sus descendientes serán conocidos entre las naciones,
      y sus vástagos, entre los pueblos.
      Quienes los vean, reconocerán que ellos son descendencia bendecida del Señor

10 Me deleito mucho en el Señor; me regocijo en mi Dios.
     Porque él me vistió con ropas de salvación
     y me cubrió con el manto de la justicia.
     Soy semejante a un novio que luce su diadema,
     o una novia adornada con sus joyas.
11 Porque así como la tierra hace que broten los retoños,
     y el huerto hace que germinen las semillas,
     así el Señor omnipotente hará que broten
     la justicia y la alabanza ante todas las naciones.

 

Capítulo 62 

El Nuevo Nombre de Sión

62 Por amor a Sión no guardaré silencio, por amor a Jerusalén no desmayaré,
      hasta que su justicia resplandezca como la aurora,
      y como antorcha encendida su salvación.
2    Las naciones verán tu justicia, y todos los reyes tu gloria;
      recibirás un nombre nuevo, que el Señor mismo te dará.
3    Serás en la mano del Señor como una corona esplendorosa,
      ¡como una diadema real en la palma de tu Dios!
4    Ya no te llamarán «Abandonada», ni a tu tierra la llamarán «Desolada»,
      sino que serás llamada «Mi deleite»; tu tierra se llamará «Mi esposa»;
      porque el Señor se deleitará en ti, y tu tierra tendrá esposo.
5    Como un joven que se casa con una doncella,
      así el que te edifica se casará contigo;
      como un novio que se regocija por su novia,
      así tu Dios se regocijará por ti.

6   Jerusalén, sobre tus muros he puesto centinelas
     que nunca callarán, ni de día ni de noche.
     Ustedes, los que invocan al Señor, no se den descanso;
7   ni tampoco lo dejen descansar, hasta que establezca a Jerusalén
     y la convierta en la alabanza de la tierra.

8  Por su mano derecha, por su brazo poderoso, ha jurado el Señor:
    «Nunca más daré a tus enemigos tu grano como alimento,
     ni se beberá gente extranjera el vino nuevo por el que trabajaste.
9   Alabando al Señor comerán el grano quienes lo hayan cosechado;
     en los atrios de mi santuario beberán el vino quienes hayan trabajado en la vendimia.»

10 ¡Pasen, pasen por las puertas! Preparen el camino para el pueblo.
     ¡Construyan la carretera!  ¡Quítenle todas las piedras!
     ¡Desplieguen sobre los pueblos la bandera!

11 He aquí lo que el Señor ha proclamado hasta los confines de la tierra:
     «Digan a la hija de Sión: “¡Ahí viene tu Salvador!
     Trae su premio consigo;  su recompensa lo acompaña.” »
12 Serán llamados «Pueblo Santo», «Redimidos del Señor»;
     y tú serás llamada «Ciudad Anhelada»,
    «Ciudad Nunca Abandonada».

************

La historia ha demostrado que cuando el hombre descansa en su propia fortaleza sin tener en cuenta la ayuda de Dios, se le hace imposible lograr establecer la paz y la justicia que necesitan las naciones para que sus pueblos vivan con dignidad y en seguridad, sin que unos tengan que sufrir mientras que otros se imponen por la fuerza, siendo el odio y la envidia los sentimientos que más asoman su rostro. Esa es la realidad a la que Dios ha decidido que es tiempo ya de ponerle fin, escogiendo a nuestra isla de Cuba como instrumento de gloria en sus manos para llevar su plan de salvación al resto del mundo.

(En futuros comentarios veremos en detalle la coincidencia de los días del nuevo calendario con el resto de las efemérides cubanas).

************

Continúa en

Sitios de referencia.

Rosh Hashaná
Yom Hashoah
Tisha B´Av
Hermanas Mirabal
Tres efemérides, Cuba
Fidel Castro

 

 

 

Comentarios

  1. Aymee Fuentes says:

    He leído cuidadosamente una y otra vez este artículo y te confieso que me he quedado en el aire,cuántos datos,con cuánta exactitud y con que seguridad escribes,explicas y redactas.
    No se puede negar la entereza y la seguridad que brindan tus palabras ,estoy segura que todo esto sucederá tal y como lo has descrito.
    Es un mensaje de esperanza,de protección y de justicia hacia mi pueblo cubano que tanto a sufrido.
    Me parece además muy justo que haya llegado la hora de que mi pueblo viva en armonía y paz después de tantos años de sacrificio y carencias.
    Lo único que lamento es que ya muchos han partido y no conocerán la alegría de saber a nuestra CUBA LIBRE…..Gracias por compartir tus creencias.

    • Pedro Estopinan says:

      Gracias por tus palabras de aliento Aymee. Espero que llegues a comprender que a veces sufrimos por falta de conocimiento, porque lo que nos han enseñado, hasta del mismo Dios, ha impedido que se manifieste lo que es verdadero.

  2. Interesante su descripcion, me saltan a la mente, otros detalles 61, que ayudan a consolidar lo expuesto.

Deje su comentario

*