La Muerte de Camilo no se Podía Aclarar Antes del Año 2013

En el presente trabajo analizaremos por qué el misterio sobre la muerte de Camilo Cienfuegos no podía ser resuelto antes del año 2013, conclusión a la que llegaremos con la ayuda de las herramientas que nos ofrece la Geografía Sacra de Cuba, que no es más que la unión de nuestra historia y nuestra geografía con un componente espiritual que es esencial para descubrir la verdad sobre esa historia que hemos ido heredando a lo largo de los años.

Para el artículo anterior resultó de mucho valor en la investigación la información revelada en documentos confidenciales de la CIA sobre la invasión a Bahía de Cochinos, desclasificados en los últimos años, documentos que aportaron datos claves sobre la existencia y modificación que sufrió la pista de Soplillar, en la Ciénaga de Zapata, inmediatamente después a la desaparición de Camilo, que como habíamos visto se identifica como la pista que menciona el ex comandante del ejército rebelde Jaime Costa en su relato sobre la muerte de Camilo. Esta fuente es la única que proporciona información al respecto, representando un sólido respaldo a la versión antes mencionada, aunque aun quedaban elementos importantes que era necesario considerar.

Vista Aérea del monumento a Camilo Cienfuegos en Camaguey

Monumento dedicado a Camilo Cienfuegos en la Ciudad de Camaguey, ubicado en la rotonda donde se cruzan la Carretera Central del Norte y la avenida Carlos J. Finlay.

Partiendo de que la pista de Soplillar fue el escenario de los hechos que investigamos, nos daremos a la tarea de interpretar los símbolos de la Geografía Sacra asociados a ella que nos permitan darle forma a nuestra historia, la que será expresada en un lenguaje que independientemente de que el lector sea o no creyente, todos lo puedan entender.

Quienes opinan que no vale la pena dedicar tiempo a esclarecer un caso como éste ocurrido hace casi seis décadas, deben ir considerando la idea de que en los cincuenta y cuatro años que siguieron a la desaparición de Camilo no se podía hacer nada que ayudara a esclarecer los hechos relacionados con su muerte, lo que nos dice que la demora que tenemos es de apenas tres años. Existen ciclos establecidos en la evolución de las naciones que hasta tanto no lleguen a completarse del todo, no pueden dar paso a cambios sustanciales que conduzcan al inicio de nuevos ciclos, y todo parece indicar que Cuba está pasando por una época de transición.

Bien, si partimos de la versión del Sr. Costa sobre los hechos, el tomar la decisión de ponerle fin a la vida de Camilo en aquel remoto lugar de la Ciénaga de Zapata fue al parecer la forma más factible que encontraron los Castro de liberar a la nación, según su manera de ver la realidad, de un individuo que se había convertido en un obstáculo para que ellos pudieran continuar adelante con sus planes de implantar el comunismo en Cuba, que era su principal objetivo.

Veamos ahora el caso desde la perspectiva de Dios de la forma en que lo expresó Jesús en Mateo 7:1,2 cuando dijo:

“No  juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados; y con la medida con que medís, os volverán á medir”.

Una gran verdad, y no precisamente porque lo haya dicho Jesús, sino porque viene a ser como una ley que tarde o temprano se cumplirá. – Aquí Jesús se está refiriendo al hecho de juzgar injustamente, lo que hace que aquel que juzga esté cometiendo una injusticia, que aplicado al caso que nos ocupa, el haber juzgado a Camilo de traidor, si no lo era realmente, sentaba las bases para que llegado un momento en nuestra historia, Fidel y Raúl fueran los juzgados por traidores, pero esta vez con pruebas irrefutables de traición. 

Creando nuestra plataforma de estudio.

El próximo paso a seguir era crear una especie de plataforma a la cual poder amarrar nuestra investigación, para lo cual la pista de Soplillar sería nuestro punto de partida.

A partir de aquel 28 de Octubre de 1959 el primer hecho significativo para nuestro estudio, relacionado directamente con la muerte de Camilo, fue que en 1974 (a los 15 años) sus padres donaron un busto suyo al poblado de Caibarién, el cual fue colocado en una pequeña plaza construida en 1969, ubicada frente al malecón, donde cada año se congregaban los residentes de la región para tirarle flores al mar al querido comandante desaparecido. Este busto había sido colocado a exactamente a 174 kms de la pista de Soplillar, una marca a considerar para nosotros.

Transcurrieron otros 15 años, (1989), cuando Fidel y Raúl Castro le dedicaron otro monumento en Yaguajay, ajenos por completo a que el mismo quedaría ubicado a 174 km de la entrada al aeropuerto de Camaguey, de donde saliera Camilo por última vez con rumbo a la Ciénaga de Zapata, -otra marca sobre el terreno que nos presentaba la primera coincidencia. Ya teníamos por un lado una distancia de 174 km desde el monumento en Yaguajay hasta el punto desde donde salió Camilo con vida, y por el otro la misma distancia de 174 km desde el busto donado por sus padres hasta la pista donde suponemos que había sido muerto. 

Más reciente aún, año 2013, veinticuatro años después de haber inaugurado el monumento en Yaguajay, y es cuando los Castro deciden dedicarle un último monumento a Camilo en Camagüey, cuya ubicación muestra la foto al inicio del artículo. Y aquí también nos va a aparecer la distancia de 174 kms, pero doble en este caso, porque el monumento en cuestión está ubicado a 348 kms exactamente de la pista de Soplillar (174 x 2 = 348), pista que antes era mucho más amplia, pero la medición fue realizada hasta un punto en el área donde fueron replantados los árboles, que por lógica debe ser la parte donde se trató de ocultar evidencia de lo ocurrido en aquel lugar.

¿A qué se debía tanta coincidencia con las distancias? Esta es la primera de las razones por la que antes mencioné que la muerte de Camilo no podía ser esclarecida antes del año 2013, porque la materialización de este último monumento en Camaguey era una pieza importante del rompecabezas que se necesitaba completar, pues representaba un punto clave de la geometría sagrada de Cuba como prueba de la existencia de ese mundo espiritual que inevitablemente se manifestaría llegado su momento.

Triangulo de Camilo Camaguey

Volviendo ahora a las palabras de Jesús a que ya hicimos referencia, con la medida con que medís, os volverán a medir“, y aquí vemos como la ubicación de estos puntos llama la atención hacia esa distancia de 174 km, y tenemos que reconocer que fueron los mismos Castro los que la establecieron al escoger la pista de Soplillar como escenario de los hechos. Aunque si nos damos cuenta no fueron ellos los únicos en contribuir, porque los padres de Camilo de manera inconsciente hicieron también su parte en un esfuerzo por descubrir cuál había sido el final de su hijo. Todos habían hecho su contribución, unos a favor, otros en contra, pero todo formaba parte de un mecanismo que un día sacaría la verdad a la luz.

En base a lo expresado en Mateo 7:1,2, esos 174 km representaban para nosotros la vara de los Castro, la misma con que serían medidos, la que en ciertas ocasiones utilizaríamos como 174 km y en otras como 348 km, según fuera el caso, pues así lo había establecido esa figura triangular que forman los puntos que hemos considerado. De la foto podemos ver que la línea blanca de 348 km viene a ser la trayectoria de vuelo más probable seguida por Camilo desde Camaguey hasta la Ciénaga de Zapata, atravesando la Sierra del Escambray.

Cuando me refiero a la vara con que los Castro serán medidos, es porque partiendo de este monumento en Camaguey y con la ayuda de las distancias antes mencionadas, iremos estableciendo segmentos que nos llevarán de forma puntual a diferentes lugares del territorio nacional donde valoraremos el fruto visible de la revolución en ese preciso lugar, para así darnos cuenta si fue un logro o un fracaso lo que se obtuvo. Ya veremos qué sorpresas nos esperan en cada lugar a donde dichas distancias nos conduzcan.

Hasta este punto de la investigación el mayor enfoque ha estado puesto en la importancia del monumento por su posición geográfica, que ha sido clave para establecer los 174 km, pero ahora es necesario que nos enfoquemos en el monumento como tal por lo que representa simbólicamente. Si se fijan en la foto que aparece a continuación, el mismo está conformado por una combinación de triángulos y estrellas, cuatro estrellas en total. Tres de ellas presentan rostros de Camilo y una cuarta una frase de Fidel donde dice, “en el pueblo hay muchos Camilos”. Esta estrella con la frase y una con rostro aparecen en dos de los vértices de un triángulo invertido, a uno de cuyos lados de la parte inferior le falta una sección, lo que impide que el triángulo se cierre por completo. Las dos estrellas restantes aparecen en otros planos del diseño.

Lo que más me llama la atención de esta obra es que no es más que un croquis de la figura que se forma sobre el terreno cuando unimos los puntos que están relacionados directamente con la muerte de Camilo, los mismos que acabamos de ver en la foto anterior, figura ésta que completó su forma en el año 2013 que fue cuando se inauguró este monumento en Camaguey. Anterior a esa fecha esta historia no había tomado forma aún.

Monumento a Camilo

Foto mostrando el detalle del monumento a Camilo Cienfuegos en Camaguey tomado de una página cuyo enlace aparece al final del artículo. La línea amarilla trazada en el plano principal destaca el triángulo con un lado incompleto.

La foto que sigue muestra la posición real del triángulo sobre el terreno, que se obtiene una vez que hacemos girar el mapa de Cuba hasta una posición en que la orientación de los lados de ambos triángulos sea lo más cercana posible. Los vértices aparecen numerados del 1 al 4 según las fechas en que fueron adquiriendo el valor simbólico que los iba haciendo parte de nuestra historia. Algo que creo podemos asegurar sin temor a equivocarnos es que el Sr. Ernesto Villa Soberón, artista que concibió la idea de este monumento, lo menos que podía imaginar era el significado de lo que estaba plasmando en aquel monumento. La realización de su obra parecía estar sentando las bases para un antes y un después en la historia de Cuba.

Camilo Triángulo Inverso

Rotación del mapa de Cuba que muestra la similitud entre la figura triangular que se forma sobre el terreno entre los puntos relacionados con la muerte de Camilo Cienfuegos y el diseño del monumento dedicado a su memoria en Camaguey.

Presencia de Jaime Costa en la simbología de la Geografía Sacra.

Un detalle importante a destacar es el hecho de que la persona cuyo testimonio era la base de la presente investigación, el ex comandante Jaime Costa, debía aparecer identificado también por este lenguaje simbólico que estamos interpretando, por lo que me di a la tarea de buscar sus datos más importantes, como lo son su lugar y año de nacimiento, datos que al ser identificados en el mapa resultó lo siguiente:

Guanajay-Soplillar-Camaguey

Los 174 km estaban presentes de manera exacta en todas las distancias medidas.

El Sr. Costa había nacido en el poblado de Guanajay en el año 1933, y al parecer el mismo Castro nos confirmaba que debíamos prestarle atención a su testimonio porque su vara de 174 kms nos llevaba directamente desde la pista de Soplillar hasta su pueblo natal. Muy bien pudo haber nacido en otro lugar y los 174 km no nos hubieran servido para nada en este sentido. Pero no solo eso, si íbamos al otro extremo del triángulo comprobábamos que desde el monumento en Camaguey hasta Guanajay había una distancia de 522 km (174 x 3), tres veces la longitud de nuestra vara. Por último, el espacio abierto que quedaba en nuestro triángulo entre Caibarién y Yaguajay podía ser llenado simbólicamente con el año de nacimiento del Sr. Costa pues lo que nos faltaba para cerrarlo eran solo 33 kms, aunque Castro también nos podía ayudar en la tarea porque en 1959 él tenía 33 años.

Conociendo ya que la Geografía Sacra va confirmando la información que nos va dando, me fui de nuevo a Guanajay para localizar un punto de referencia mucho más preciso que identificara a Jaime Costa en su ciudad natal, pues desconocía el lugar exacto de nacimiento. Pensando en un punto con significado patrio me decidí por una rotonda considerada como el centro de la ciudad de Guanajay, donde ondea una bandera cubana frente a un busto de Martí que está ubicado hacia el este de la rotonda. Esa bandera sería mi punto de partida, y de allí salí rumbo a La Habana en busca de las residencias de Fidel y Raúl, para descubrir que junto con la bandera estos dos puntos formaban un triángulo perfecto; desde la bandera hasta ambas casas había 27 kms, que representando años era la edad a la que había muerto Camilo. Las casas estaban separadas entre si a una distancia de 2 kms. (2 x 27 = 54, los años que separaban el último monumento de su muerte). Una tras otra se sucedían las coincidencias, y pensar que la vara que nos habían dado los Castro era la que nos había llevado hasta allí.

Triangulo de jaime Costa

Tratando de ser lo más breve posible por lo extenso ya del material, cuando los puntos en cuestión forman triángulos isósceles como en este caso, la simbología indica que se establece un juicio en el cual el que hace justicia es el poder que se encuentra en el ángulo más agudo (Guanajay), y los juzgados son los que se encuentran en la base del triángulo. En nuestro caso ya vimos que el ángulo agudo está ocupado por Martí con la bandera cubana, representando a Jaime Costa en la defensa de Camilo, y en la base ya sabemos quienes son los que están.

Continuar con la simbología del juicio genera material suficiente para otro artículo, el que continuaremos próximamente. Por hoy vamos concluyendo, pero si le interesa nos vemos en el próximo artículo.

 

Foto del Monumento (Nelson Ruiz Perez)

Deje su comentario

*